No. 1: Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad

Entrevista a Simon Walker, Asesor de Derechos Humanos y Discapacidad en la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OHCHR), y a Vittoria Beria, de la Secretaría de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad en el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA).

Introducción

La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y su Protocolo Opcional fueron los primeros instrumentos de derechos humanos del Siglo 21. La Convención expresa los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales de las personas con discapacidad e indica los pasos que los gobiernos tienen que dar para proteger y promover esos derechos, incluyendo a través de la promoción del desarrollo social. La Convención y el Protocolo Opcional entraron en vigor el 3 de mayo de 2008. La primer Conferencia de los Estados Parte, que elegirán a los expertos del grupo de monitoreo del tratado, se celebrará en seis meses.

La Convención es un instrumento de derechos humanos con una perspectiva de desarrollo social. Esto responde a las necesidades de más de 400 millones de personas con discapacidad que viven en los países en desarrollo, y al hecho de que las personas discapacitadas están entre las más pobres de todo el mundo. La Convención es un instrumento útil para hacer que las prácticas en materia de desarrollo sean incluyentes.

Perguntas


1- ¿Cuál fue la razón principal para establecer una Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad?

La razón principal para establecer una Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad fue la de afianzar la protección y la promoción de los derechos de las personas con discapacidad, incluyendo por la promoción del desarrollo social. Si bien los instrumentos existentes de derechos humanos implícitamente reconocen los derechos de las personas con discapacidad, persistía el incumplimiento de los derechos de las personas con discapacidad, las que a su vez no utilizaban los tratados o las entidades de derechos humanos. Se hizo evidente que era necesario explicar mejor las obligaciones de los Estados con respecto a los derechos de las personas con discapacidades.

Por ejemplo, los tratados existentes de derechos humanos reconocen que todos tienen el derecho a una educación primaria gratis y obligatoria. Para las personas con discapacidades, una educación gratis y obligatoria no es suficiente si la educación se da en escuelas segregadas. Ello puede empeorar la discriminación, la desigualdad y la exclusión social, y en última instancia negar el espíritu del derecho a la educación. Por lo tanto, la Convención aclara que, en lo que se refiere a las personas discapacitadas, los Estados tienen que asegurar que la “educación sea incluyente” en el sistema general de las escuelas.

2- ¿Cuál es el objetivo de la Convención?

El objetivo de la Convención se estipula en el Artículo 1, a saber: “promover, proteger y asegurar el goce pleno e igualitario de todos los derechos humanos y de las libertades fundamentales  por parte de las personas con discapacidades, y promover el respeto a su dignidad intrínseca”.

En la práctica, muchas veces explicamos que la Convención busca un cambio en las actitudes y el tratamiento de la discapacidad hacia un enfoque basado en los derechos. En este contexto, las personas discapacitadas no son consideradas como problemas que tienen que ser solucionados, sino como miembros libres e iguales de la sociedad. Por lo tanto, la Convención pasa del antiguo enfoque que trata a las personas con discapacidades como receptores pasivos de la caridad o de los tratamientos médicos, a uno que las ve como miembros activos de la comunidad, libres de proteger sus derechos, de vivir independientes, de elegir y de contribuir a la sociedad.

3- ¿Cómo define la Convención la discapacidad?

La Convención, de hecho, no define la discapacidad. Sin embargo, el Preámbulo de la Convención reconoce que “la discapacidad es un concepto que cambia y que resulta de la interacción entre personas con incapacidad y las barreras de actitud y del entorno que impiden una participación plena y eficaz en la sociedad sobre una base igual a la de los demás”.

Para comprender esto mejor, considere por ejemplo el derecho al voto. Todos tienen derecho a votar, independientemente de que la persona tenga o no una discapacidad. Sin embargo, si un votante está en una silla de ruedas, puede ser que no pueda votar si hay una escalera para acceder al recinto. Si el votante es ciego, puede que no pueda elegir libremente entre los candidatos donde la información no se da en Braille o en otro formato accesible. En ambos casos, la “discapacidad” es la interacción entre la falta de una rampa de acceso o la falta de material de voto en formatos accesibles y la condición específica del votante en cuestión. Esto va más allá del énfasis sobre la “ceguera” o la “discapacidad física” para enfatizar la necesidad que tiene la sociedad de incluir a las personas de todos los ámbitos.

4- Muchas veces se dice que la Convención es “radicalmente innovadora” y “única”. ¿Porqué?

La Convención es radicalmente innovadora y única de muchas maneras, y mencionamos aquí sólo tres. Una de las características es que la Convención incluye una dimensión explícita de desarrollo social: la Convención expresa con lujo de detalles los tipos de pasos positivos en materia de desarrollo que los Estados deben dar para colmar los derechos de las personas con discapacidades. Además, un artículo está dedicado a promover la cooperación internacional, incluyendo la cooperación en materia de desarrollo, para alcanzar los objetivos de la Convención. Esto es particularmente importante ya que más de un 80% de los discapacitados viven en los países en desarrollo, y hay un círculo vicioso entre la pobreza y la discapacidad en todos los países del mundo.

Otro aspecto especial es el énfasis que se pone sobre la “participación” – tanto en la redacción de la Convención como en su implementación. Las use organizaciones de la sociedad civil, especialmente las organizaciones de personas discapacitadas (DPO), estuvieron entre los principales impulsores de la decisión de redactar la Convención y tuvieron gran influencia sobre su contenido. La propia Convención reconoce la importancia de incluir a las personas discapacitadas y a las organizaciones que las representan en los procesos que les incumben, y menciona expresamente la “participación” como un principio en su Artículo 2. Además, la Convención requiere de los Estados que consulten a los discapacitados en la fase de implementación, y que nombren expertos para el Comité de seguimiento del tratado, o Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Finalmente, la Convención incluye una disposición especial sobre la puesta en práctica nacional, y requiere que los Estados coordinen la implementación y nombren un grupo independiente como la Institución Nacional de Derechos Humanos, para promover, proteger y monitorear los derechos cubiertos por la Convención.

5- ¿Cómo se hará rendir cuentas a los Estados Parte de la Convención de su implementación?

Como es el caso con otros tratados de derechos humanos, la Convención establece una entidad conocida como Comité de Derechos de las Personas con Discapacidad. Ese Comité mantendrá un diálogo constructivo con los Estados Parte sobre la base de un informe que los Estados deberán presentar periódicamente. Las organizaciones de la sociedad civil pueden también exigir a los Estados que den información adicional al Comité sobre el desempeño de los mismos Estados. Para aquellos Estados que han ratificado el Protocolo Opcional, el Comité podrá recibir peticiones denunciando violaciones de la Convención de ciudadanos del Estado en cuestión. El Protocolo Opcional también permite al Comité hacer investigaciones de los Estados cuando hay una evidencia fidedigna de violaciones graves o sistemáticas de la Convención.

Como se mencionó anteriormente, la Convención también requiere que los Estados establezcan mecanismos independientes de monitoreo tales como una Institución Nacional de Derechos Humanos, que también desempeñará una función importante a la hora de pedir cuentas a los Estados sobre su implementación.

6- ¿Cómo pueden las agencias de la ONU y el equipo de la ONU en el país (UNCT) apoyar a los Estados a: a) Ratificar la Convención; e b) Implementar la Convención?

Las agencias de la ONU y UNCT pueden apoyar la ratificación y la implementación de varias maneras. Damos a continuación tres. Pueden trabajar con los Parlamentos, Ministerios e Instituciones Nacionales de Derechos Humanos conjuntamente con las organizaciones de personas con discapacidades, para promover el conocimiento de la Convención e incluso traducir la Convención a los idiomas locales, preparar posters, organizar seminarios de información y actividades comunitarias. El Manual para los miembros de parlamentos sobre la Convención (ver más abajo) puede ser de ayuda.

Pueden incluir los derechos de las personas con discapacidades en las evaluaciones comunes de los países de UNDAF, en las estrategias de reducción de la pobreza y en programas locales de desarrollo o programas humanitarios. Por cierto, la falta de incluir los derechos de las personas con discapacidad en los programas nacionales puede dejar a un segmento de la población fuera de la asistencia de la ONU. En el caso de los ODM, esto puede ser un obstáculo para alcanzar diversos objetivos, ya que las personas con discapacidad constituyen el 10 por ciento de la población.

También pueden recabar información y datos sobre el logro de derechos tanto para fines nacionales – como el establecimiento de políticas – como para informar al Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (que se reunirá por primera vez en la primavera de 2009), de modo que la entidad del tratado tenga información fidedigna y actualizada a su disposición.

Finalmente pueden participar en el Grupo interagencias de apoyo de la Convención, que cuenta con el apoyo de la junta de jefes ejecutivos. El Grupo está desarrollando una estrategia entre todas las agencias y un plan conjunto sobre la Convención para que todas las agencias trabajen de modo de complementarse. Se estableció un grupo de trabajo dentro del seno del GNUD para establecer guías para UNCT sobre la Convención.