No. 5: Aporte de los derechos humanos a la solución de la crisis mundial en materia de agua y saneamiento

Entrevista con la Experta Independiente de la ONU sobre el derecho al agua y al saneamiento – Sra. Catarina de Albuquerque – y con la Sra. Kerubo Okioga, del COHRE, Centre on Housing Rights and Evictions (Centro del derecho a la vivienda y de desalojos), Kenya

Antecedentes

Hoy en día hay 1,1 mil millones de personas que no tienen acceso a agua limpia. Estas cifras denotan una enorme desigualdad en el acceso al agua. Los pobres y marginados del mundo son los que más sufren por la falta de acceso al agua. Las personas más pobres no sólo tienen acceso a menos agua, y a menos agua limpia, sino que también pagan los precios más caros del mundo por los servicios de agua. Cada vez es más reconocido que la realidad de la crisis del agua no es tanto de disponibilidad de agua sino de acceso a ella. Es un problema que está directamente relacionado con el poder, la pobreza y la desigualdad.

A medida que emergen las dimensiones estructurales de estos problemas, los derechos humanos se promueven cada vez más como una manera de mejorar el acceso al agua. Este artículo estudia el aporte de los derechos humanos a la solución de la crisis mundial en materia de agua y saneamiento

Parte 1: Entrevista con la Experta Independiente de la ONU sobre las obligaciones en materia de derechos humanos relacionadas con el acceso al agua potable y al saneamiento, Sra. Catarina de Albuquerque.

  1. 1- ¿Por qué creyó el Consejo de Derechos Humanos que había necesidad de crear el puesto de Experto Independiente de la ONU sobre las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el acceso al agua potable y al saneamiento?

La sociedad civil y algunos Estados como Alemania y España consideraron que los mecanismos existentes de derechos humanos no prestaban suficiente atención a los temas relacionados con el agua y el saneamiento. Se presentó un estudio al Consejo de Derechos Humanos en 2007 que apuntaba a los asuntos pendientes de más análisis y atención como por ejemplo: ¿Cuál es la relación entre la privatización de los servicios de agua y los derechos humanos? ¿Cuáles son las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el saneamiento? Se propuso crear un nuevo mandato de derechos humanos, agua y saneamiento que pudiese estudiar estos asuntos; esa propuesta fue adoptada por unanimidad por los Estados Miembros de la ONU presentes en el Consejo de Derechos Humanos.

Hay que mencionar también que se ha prestado mayor atención al agua que al saneamiento. Por ejemplo, el Comentario General hecho por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales se centra en el derecho al agua, dejando el saneamiento de lado. Sin embargo, sabemos que no se puede tener agua potable segura sin un saneamiento adecuado. Se ha escrito poco sobre el derecho al saneamiento, y generalmente se estima que el tema es “tabú”, así que decidí dedicar mis ‘mandatos’ durante el primer año a este asunto.

Si se desea más información sobre las prioridades y el plan de trabajo de la Experta Independiente de la ONU, se puede consultar el Informe de marzo de 2008, que próximamente se podrá consultar en el sitio: http://www2.ohchr.org/english/bodies/hrcouncil/10session/reports.htm.

2- ¿Cuál es la contribución específica del marco de derechos humanos a la solución de la crisis en materia de agua y saneamiento?

Hay dos aportes esenciales de los derechos humanos para solucionar la crisis en materia de agua y saneamiento.

1) Un mayor conocimiento, comprensión y aceptación de las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el agua y el saneamiento asegurarán que las políticas y las medidas tomadas por los Estados y por los actores del desarrollo, así como las infraestructuras que se construyan, tomen en consideración las necesidades de los grupos más pobres y marginados.

Generalmente, sólo las clases alta y media se benefician de las actividades del Estado en esta área. De hecho, las cifras pueden ocultar la realidad: por ejemplo, una reducción del 10 o del 20% de la cantidad de personas sin acceso a saneamiento puede camuflar el hecho de que esos resultados podrían estar beneficiando sólo a las grupos de ingresos medios y altos, y no a los más pobres.

2) Si se usa el marco de derechos humanos se promueve una mayor responsabilidad por parte de los Gobiernos. Las personas pueden pedir el respeto, la protección y el cumplimiento de un derecho legal, y no sólo de una obligación moral. La reivindicación de los derechos se puede hacer en las cortes y ya hay jurisprudencia sobre el derecho al agua en tribunales nacionales y regionales.

En el ámbito multilateral, una vez que el nuevo Protocolo Opcional del Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales haya entrado en vigor , las personas tendrán la posibilidad de presentar quejas a los Estados que hayan supuestamente violado su derecho al agua. Será entonces el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales – que es el autor del Comentario General sobre el Derecho al Agua y que considera que ese derecho está consagrado en el Pacto – el que adjudicará esos casos. Esto también puede dar cabida a cambios importantes en el ámbito internacional, pero también, y lo que es muy importante, en el ámbito nacional

Parte 2: Entrevista con la Sra. Kerubo Okioga, COHRE Kenya: Implementación de un enfoque basado en los derechos humanos (HRBA) a la reforma del sector del agua en Kenya

  • 1- Cuáles son los recientes cambios en el sector del agua en Kenya?

El sector del agua en Kenya ha sufrido importantes reformas en los últimos seis años, a partir de la Ley del Agua de 2002. El principal objetivo de la Política Nacional del Agua fue establecer un marco institucional eficiente y efectivo para guiar el desarrollo y la gestión del sector del agua. También propició la descentralización de las actividades operacionales del Gobierno central a otros actores, incluyendo autoridades locales, el sector privado y una mayor participación de las comunidades, para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de la prestación de servicios.

Con la aprobación de la Ley del Agua y las consiguientes reformas al sector del agua, el Gobierno se comprometió a adoptar un enfoque basado en los derechos humanos en ese sector. En 2007, el Ministerio de Agua e Irrigación declaró que los principios de derechos humanos conjuntamente con la orientación de los ODM inspirarían el proceso de reformas del sector del agua en Kenya.

2- ¿Qué impacto ha tenido el enfoque basado en los derechos humanos sobre su trabajo para mejorar el acceso de todos los habitantes al agua?

El compromiso del Gobierno de adoptar un enfoque basado en los derechos humanos (HRBA) en el sector del agua produjo un cambio contundente: el sector pasó de ser un sector separado de la gente a un sector donde, por primera vez, el gobierno le habla a la gente.

Desde mi punto de vista, los principios más importantes de un HRBA son los de igualdad, no discriminación y participación, que han tenido un impacto sobre el sector del agua de las maneras siguientes:

  • Inclusión de los pobres en la toma de decisiones:

Antes, la participación no era un elemento que se tenía en cuenta en las transacciones normales. Los Gobiernos sólo dialogaban con las “personas importantes”, es decir los donantes y los actores privados. Ahora los pobres ya no pueden ser ignorados.

Hay un flujo constante de información de las autoridades hacia el pueblo. Por ejemplo, en 2008, la Compañía de Agua y Alcantarillados de la Ciudad de Nairobi, que es quien distribuye el agua en Nairobi, formó un departamento de asentamientos informales para ocuparse exclusivamente de hacer llegar los servicios de agua y saneamiento a los asentamientos informales y asegurar un intercambio consistente de información entre los residentes y la compañía.

En el ámbito nacional, el Gobierno, a través del Ministerio de Agua e Irrigación, facilitó una serie de foros y conferencias para todos los involucrados.

  • Lucha contra la corrupción

Una participación inclusiva es también crucial para luchar contra la corrupción, que representa un serio problema en Kenya. Las instituciones del sector del agua crearon mecanismos de quejas que han permitido aumentar el monitoreo de los servicios por parte de la comunidad. La responsabilidad de las instituciones del sector del agua se exige a través del desarrollo y el cumplimiento de la reglamentación que respeta los estándares de derechos humanos. En el asentamiento informal en Kibera, por ejemplo, se han presentado informes a las instituciones del sector sobre conexiones de agua ilegales, administradas por carteles y, en algunos casos, por líderes locales con influencia.

Sin embargo, estos mecanismos no son más que una formalidad, porque no son efectivos. Cuando las personas se quejan, generalmente no se toma ninguna medida. Con todo, por lo menos las personas saben que tienen derecho a un cierto nivel de servicios, a quién tienen que demandar el servicio y a dónde enviar las quejas o recomendaciones. Con esos conocimientos, las personas pueden monitorear la prestación del servicio y reconocer una implementación inconsistente del derecho al agua por parte de las instituciones del sector.

A pesar de esta dificultad, es un paso muy importante para el Gobierno aceptar ese compromiso. El sector del agua demostró que un HRBA facilita herramientas y principios que pueden traducirse en acción, incluso en un sector que sufre años de falta de atención. También ha permitido al Gobierno apartarse de la retórica política y centrarse en ocuparse de las áreas que padecen de servicio deficiente o nulo, las cuales han quedado siempre excluidas.

3- ¿Cuáles han sido los principales desafíos para adoptar un enfoque basado en los derechos humanos en el sector del agua en Kenya?

El progreso ha sido escaso y lento. El principal desafío sigue siendo la implementación de las reformas, especialmente en lo relativo a:

  • Llegar a los grupos pobres y marginados

Las reformas se hicieron para llegar mejor a los pobres y marginados. Sin embargo, los que más necesitan el agua todavía no tienen acceso a ella. Se necesita un esfuerzo específico para llegar a las áreas que realmente lo necesitan y para centrarse en los grupos vulnerables y marginados.

  • Asegurar que la información sea fácil de usar

Si bien hoy por hoy hay más información sobre el tema del agua, las políticas y los reglamentos principales están sólo disponibles mediante un costo, y aunque la información se comparte muchas veces en la prensa nacional, puede que la mayoría, y los grupos más vulnerables y marginados no la lea.

  • Exigir estándares mínimos

Hay que hacer más para aplicar los estándares mínimos a todos los consumidores, y no sólo a los grupos de ingresos medios y altos. Estos incluyen estándares mejorados de control de calidad del agua, especialmente para los proveedores a pequeña escala; acceso equitativo al agua y al saneamiento gracias a mejoras y extensiones de las instalaciones de agua y saneamiento; desarrollo de estándares y reglamentos nacionales sobre las desconexiones y el racionamiento del agua que no afecten a los pobres de manera desproporcionada.

Para los pobres, el asunto más importante es tener acceso a un precio constante, en general piden el ‘mínimo absoluto’. Un enfoque basado en los derechos humanos les puede alentar a pedir más, como por ejemplo mejores servicios.

  • Participación

En lo referente a la participación, el Gobierno ha introducido los foros de interesados que se organizan cuando se crea una nueva política. Sin embargo, allí se discuten asuntos muy técnicos y difíciles de comprender para los que no son expertos en cuestiones relativas al agua. Además se estima que las decisiones ya han sido tomadas y que esos foros sirven sólo para cubrir las apariencias.

  • Voluntad política

Uno de los principales factores detrás de la lentitud de las reformas tiene que ver con la voluntad política y con ‘quién está detrás de las reformas’. La impresión es que las reformas se hicieron a instancias de los donantes y que, por lo tanto, no son propiedad del gobierno y no hay voluntad política de implementarlas. 

El marco de derechos humanos indica un estándar básico que hay que observar, el cual puede ser útil para evaluar la voluntad política, teniendo en cuenta la importancia de una realización progresiva. El marco de derechos humanos puede ser una guía para monitorear si los compromisos han sido mantenidos. De otro modo, lo único que queda son los estándares técnicos: ¿cuántos pozos se escavaron?, ¿cuántas tuberías se pusieron?, etc., y no aspectos de derechos humanos tales como: ¿cuántas personas carecen de acceso?

  • Datos e indicadores

Esto nos lleva a otro desafío importante a la hora de adoptar un HRBA referente al agua. No hay indicadores y estadísticas sobre quién tiene y quién no tiene acceso al agua. Las cifras que se dan generalmente están inspiradas por motivaciones políticas.

  • Cumplimiento de la ley

Por último, en lo que se refiere al estado de derecho, algunos dicen que “cuando no hay habilidad para poner en práctica la ley, la ley no sirve para nada”. Por otra parte, aunque la ley muchas veces no se cumpla, creemos que el marco jurídico y político puede ser muy útil para hacer exigencias legítimas; podemos decirle al gobierno que “estos compromisos fueron hechos por USTED y son compromisos que no se están cumpliendo”. Entonces, desde el punto de vista de la defensa de los derechos consagrados en la ley y en las políticas, son herramientas útiles.

La terminología de los derechos ha probado ser también una herramienta útil de negociación entre las comunidades y las autoridades. Es un lenguaje que las personas pueden usar para exigir mejores servicios de agua; las personas pueden citar las promesas a las que se ha comprometido el gobierno.

Acciones de futuro

Los actores del desarrollo y otras organizaciones de la sociedad civil pueden tener una función esencial para fortalecer el HRBA en el sector del agua en Kenya. Se puede hacer más para asegurarse de que todos los actores racionalicen sus acciones para lograr un enfoque nacional que apoye al gobierno y a las reformas del sector, en la medida en que sean consistentes con el HRBA referente al agua y al saneamiento. Para el Gobierno, el tema principal sigue siendo la implementación, y el asegurarse de que las ventajas que se puedan obtener de las reformas del sector del agua no permanezcan sólo escritas sino que se conviertan en acciones concretas.

Resources:

For more information on the Optional Protocol to the Convention on Economic, Social and Cultural Rights please see the HuriTalk Insights series no. 4: http://www.undp.org/oslocentre/flagship/insight_04_en.html